¿Qué hago con mi hijo durante la cuarentena? La experta responde.

Por todos es conocida la situación dramática que atraviesa España y, por mucho que intentemos  no pensarlo, no podemos cerrar los ojos ante lo que está pasando. Y, más allá del drama personal que están sufriendo muchas familias con familiares afectados incluso fallecidos, a los que desde aquí mando todo mi apoyo y cariño, los que por suerte estamos en casa y solo teletrabajamos, nos enfrentamos a la temida pregunta: “¿qué hago con los niños mientras?”.

El encierro por Coronavirus ha convertido las casas en una olla exprés de emociones y sentimientos que padres e hijos aprendemos  a gestionar sobre la marcha, o eso intentamos. Psicólogos y profesores contribuyen desde la distancia a seguir con la rutina educativa y ahuyentar los fantasmas del virus. Hoy tengo la suerte de contar en este blog con una experta en la materia, Marta Romero, Maestra de Educación Infantil y Educación Primaria por la Universidad Católica de Valencia, que nos contesta amablemente desde su casa a las preguntas que más nos preocupan a los padres en estos días.

Marta Romero, Maestra de Educación Infantil y Educación Primaria por la Universidad Católica de Valencia.

Sara: ¿Cómo debemos enfrentarnos a semejante crisis con peques en casa?

Marta: Es muy importante seguir la misma rutina que tenían antes del confinamiento. Los padres, con ayuda de los centros educativos, deben de plasmar un horario acorde a la edad de cada niño. Pueden pactar con ellos tardes de “extraescolares”. ¿Qué quiere decir esto? Por las mañanas es hora de realizar las diferentes tareas escolares, videollamadas con sus profes y, mientras tanto, los papás teletrabajan, realizan alguna actividad doméstica, ayudan al hermano pequeño… Los padres pueden preparan una lista de actividades “extraescolares”. Después, se pueden sentar con sus hijos y darles la opción de que elijan entre 2-3 actividades para cada día. De esta manera, disfrutarán en familia durante el tiempo de las mismas.

S: ¿Crees necesario explicarle a los niños lo que está pasando? Si es así, ¿a cualquier edad o solo a partir de una cierta edad?

M: Sí, creo que es necesario adaptar la información a cada edad. Los más pequeños están encantados de pasar tanto tiempo con papá, mamá, hermanos… Pero es posible que en algún momento pregunten por los abuelos, por salir a jugar con la pelota … Por ello, pienso que es muy importante que sean conscientes de la situación. Muchos compis han realizando diferentes cuentos y presentaciones para que, de una manera interactiva, los más pequeños entiendan qué está ocurriendo fuera de casa. Al igual que es necesario hablar con ellos de porqué se sale al balcón, a la terraza o a la ventana cada día para aplaudir.

S: ¿Qué opinas de toda la oferta educativa que han puesto a nuestro alcance? 

M: Sé que los docentes han sido unos superhéroes por su rápida capacidad para adaptarse en preparar sus clases y trabajar duro cada día, intentando conseguir el mejor resultado para sus discentes y familias desde casa.

También es verdad que las redes se han inundado de propuestas para ayudar a los padres y docentes con millones de actividades, para entretener y enseñar a los peques de cada casa. Sin duda, me parece un gesto maravilloso por parte de la comunidad educativa. Pero hay que destacar la importancia de cómo gestionarlo: si es acorde a su edad, intentar buscar temáticas relacionadas con lo que están viendo en su temario, saber utilizar la herramienta que se ofrece en  un tiempo moderado y que los niños no pierdan el entusiasmo y la atención por utilizarla. 

S: ¿Deberes sí o deberes no en esta época excepcional?

M: ¡Uff, difícil pregunta! Ya sabemos que nunca llueve a gusto de todos. Pienso que hay que continuar con la rutina y eso implica seguir adquiriendo conocimientos, por lo tanto, deberes sí. Y ahora me explico, por la mañana vuestros hijos están realizando diferentes actividades acerca de un tema, de una asignatura concreta. Cuando ellos acuden a su centro educativo, ocurre lo mismo en el aula, se suele explicar un tema determinado y realizar alguna actividad vinculada, a continuación se manda algún deber relacionado. Creo que es necesario mandar 1 ó 2 actividades para reforzarlo.

S: Desde tu experiencia, ¿estás notando diferencias entre educación pública y privada ante esta crisis?

M: Sí, también dependiendo del curso educativo. Creo que los centros concertados y privados, tienen más presión para responder ante el alumnado y sus familias. Por ejemplo, la etapa de Educación Infantil está exenta en cuanto a “deberes, trabajos”. Esto está dependiendo según cómo lo quiere gestionar cada centro. Es verdad, que algunos centros están dando la opción de videollamadas con niños que están cursando el segundo ciclo de Educación Infantil (3-5 años), creo que es una buena idea para tener contacto con sus maestras, pero no para exponerles cada día a esa rutina.

Me parece muy buena idea que los centros manden posibles actividades/guías que estaban programadas trabajarlas en el aula. Con ello, los padres pueden guiarse con temáticas para desarrollar actividades con ellos. Pero, por otra parte, creo que se está olvidando lo verdaderamente importante como por ejemplo: que aprendan a jugar solos o con sus hermanos trabajando el valor de compartir, que mejoren su lenguaje porque quieren contarnos ellos mismos un cuento, por enseñarnos sus avances en su psicomotricidad, por intentar y superar la famosa “operación pañal”… Son niños muy pequeños y lo que más les ayuda, es aprender experimentando, no caigamos en el error de olvidarlo.

S: Por salirnos de temas tan áridos, ¿qué consejos nos darías a los padres que nos enfrentamos a esta situación sin saber hasta cuándo?

M: Nuevamente la rutina, es muy importante para ellos. Recomiendo que trabajéis con ellos algunos de estos aspectos:

  • Circuitos caseros, haced volar la creatividad (salón patas arriba).
  • Dadles una tarea cada día que les haga sentir importantes (poner la mesa, recoger los platos, limpiar la casa…).
  • Haced videollamadas con algún amigo suyo del cole, abuelos, tíos …
  • Bailar sus canciones favoritas y también las vuestras, es tiempo de compartir.
  • Escuchadles, preguntadles cómo se sienten, hablar sobre cosas que habéis vivido…
  • Disfrutad de días especiales, palomitas y cine, somos cocineros, fiesta de pijamas…

Lo primordial es disfrutar de sus avances cada día, de su forma de reclamaros, de cómo juegan, se comportan… Pensad en positivo, estáis disfrutando con ellos, independientemente de que haya días mejores o peores, es un verdadero privilegio compartir tanto tiempo con vuestros grandes tesoros. ¡Aprovechadlo!

S: Una vez que todo esto acabe y podamos volver a nuestra vida, ¿qué debemos decirles a los niños?

M: Soy partidaria de contarles situaciones y acontecimientos acorde a sus edades, ya sean positivos o negativos. Cuando todo termine, hay que celebrarlo por todo lo alto, yendo al parque y haciendo un picnic, comiendo o cenando en sus restaurantes favoritos, dar un paseo …

Debemos hablarles y hacerles valorar el privilegio que han vivido al estar en casa con su familia, pero ahora toca volver al cole para seguir aprendiendo, para ver a sus amigos y profes, para poder jugar en el patio o en el  parque, ir a comprar chuches, saltar, correr… En definitiva, explicarles el valor de las pequeñas cosas. ¡Ánimo familias!

S: Muchas gracias por contar con tu ayuda en estos duros momentos. 

Sin duda, ayuda que la voz de la experiencia te guíe en esta carrera de fondo. Para empezar, en esta casa esta noche tenemos taller de pizzas caseras y pelis.

@Saralacalle