Carta a mi futura hija

Madrid, 14 de junio de 2020, Fase 2, Estado de Alarma por Pandemia Mundial

Querida Carlota,

Desde el pasado 10 de marzo, día desde el que mamá está confinada en casa, han pasado muchas cosas. Tantas que, desde ese día, todas las noches te escribo un diario antes de dormir. Tu padre piensa que estoy viendo trapitos o Instagram pero en realidad estoy hablando contigo. Te cuento lo que es vivir una pandemia mundial en pleno siglo XXI en una gran ciudad como Madrid, ciudad tomada por el virus y la muerte durante más de 2 meses y ¡embarazada! ¡Menudo cóctel! Cuando seas capaz de leerlo y entenderlo, te parecerá una locura.

Sin duda, cuando pensamos en traerte a este mundo, nada de esto estaba previsto, imaginábamos un embarazo algo más movido que el anterior, simplemente por la existencia de tu hermano, pero ya está. Sorpresas te da la vida.

Ahora, pasadas 37 semanas, tengo que decirte que si tengo que definir todos estos meses contigo, serían de miedo, mucho miedo e incertidumbre. Dicen que los miedos de primeriza se van con el segundo pero nada de eso. He tenido y tengo, mucho más miedo que antes. Tus revisiones han sido pocas (afortunadamente eres una niña muy sana) y muy estrictas. ¿Sabes lo angustioso que es ir a verte sola con guantes, mascarilla, acompañada por una enfermera que te dice todo el rato “no toques nada, por favor, es por tu bien”? ¿Te imaginas lo que es leer a diario sobre casos de COVID19 en embarazadas y saber que no hay datos ni evidencias concluyentes? Lo peor, además de la incertidumbre, es la desinformación.

Además, nos hemos perdido grandes momentos juntas: verte la carita en alguna ecografía, ir juntas a nadar, a pilates o un buen masaje tú y yo mano a mano… Llegará.

En este instante, ya estamos preparando todo para tu llegada, por cierto, tienes que perdonarme, eres fruto del E-commerce. Mamá ha preparado todo vía internet; tu primera puesta, tus primeros pañales, tus cremas… Nada que ver con cómo preparamos la llegada al mundo de tu hermano, con él recorrí muchas tiendas, acompañé a las abuelas a mirar trajecitos para elegir juntas, contigo… Contigo me he pasado horas en la red imaginándote con esta o esa capota rosa. Además, ahora en Madrid estamos en Fase 2 y ya podría ir a alguna tienda pero… sigo teniendo miedo, principalmente por dos motivos; el primero de ellos es que los médicos nos han dicho que tenemos que ser muy cautos, cualquier paso en falso ahora podría condicionar tu llegada o tus primeros meses de vida. Segundo, la gente es una irresponsable, las terrazas están llenas, los parques (sin columpios) abarrotados, el miedo se ha esfumado por arte de magia… ¡y eso que seguimos en Estado de Alarma!

Hablando de parques, ¿sabes que tienes un hermano de 2 años y medio? Seguro que le oyes mucho. No sabemos muy bien cómo llevará tu llegada, después de 3 meses encerrado día y noche con nosotros, los vínculos son mucho más fuertes que antes. Tendremos que armarnos todos de paciencia y amor. ¡Te va a encantar este hogar!

 Y ahora, pequeña, quédate con esta frase que dijo tu padre anoche antes de dormir: “Con Carlota llegará la nueva normalidad”. No, Carlota, contigo llegará nuestra nueva realidad, pasarás a hacer nuestra vida mejor, sin duda, seremos una gran familia de 4.

Te espero en nuestra cita a ciegas, no tardes en llegar.