Coronavirus, embarazo y conciliación. Día 1.

Destacado

Día uno de este trío; Coronavirus, embarazo de 24 semanas y bebé de dos años. ¡Bien! Lo tengo todo.

Todo el mundo sabe ya la crisis sanitaria que estamos viviendo en España y del momento de parón/caos en el que nos encontramos en este momento. ¿Estamos siendo exagerados? Bajo mi punto de vista no. Con todas estas medidas, lo que se pretende no es frenar la epidemia, es espaciarla en el tiempo y no colapsar más la sanidad pública española. ¿Qué se intenta garantizar con esto? Que cada paciente, sea afectado por el Coronavirus o no, reciba la atención que merece y que precise. No olvidemos que sigue habiendo infartos, gripes normales, accidentes de tráfico, partos…

En Madrid hoy era el primer día sin centros educativos de ningún grado, desde guarderías hasta universidades y ahora, como noticia de última hora, cierran bibliotecas, ludotecas, museos y a saber qué más.

Bien. Todo bien.

Y aquí estoy, me veo embarazada, con una empresa que muy amablemente y coherentemente, me manda a casa mínimo quince días laborales, con un marido cuya empresa también le manda a casa y con un niño de dos años, salvaje perdido, y sin guardería. Venga, vamos a ponernos manos a la obra.

¿Abuelos? Son el grupo de mayor riesgo ante esta situación. ¿Niñeras? Desbordadas o “de poca confianza”. Los que, como nosotros, no tenemos una niñera habitual, nos da “miedo” meter a alguien que no conocemos o que no es de nuestra plena confianza. ¿Teletrabajo?

Venga, va, teletrabajo es la salida. El que pensó que los que tenemos menores en casa podemos teletrabajar como si nada, no había visto un chiquillo en su vida, ni de refilón. En mi casa a estas horas, a pesar de haber pasado la mañana con la abuela, suena Peppa Pig de fondo, un xilófono, algún que otro golpe más o menos preocupante y el suelo es como una pocilga juguetera con coches, animales y algún que otro resto que denominaremos OVNI, por eso de no saber identificarlo.

Genial, Sara, esto es el día 1. Lo bueno es que cuando saltaron todas las alarmas me volví loca e hice compra como si esto se tratase de la Tercera Guerra Mundial y ahora, además de tener la nevera llena, no paro de comer porque claro, ya se sabe que en casa todo está más a mano y como mis alimentos de primera necesidad están asociados al cacao, nunca vienen mal. Vamos, que la cuarentena va a acabar con mi paciencia, con mis neuronas y con mi báscula.

Dada la negatividad del post, aquí van mis ideas, pocas, de cómo entretener a un peque de dos años en este encierro provisional.

  1. Plastilina: además de practicar la motricidad fina, les suele encantar y mancha poco.
  2. Pintar: es un básico pero en casa hemos impreso dibujos de dinosaurios (elegir temática a gusto del consumidor) y nos ayudan en momentos clave.
  3. Pegatinas: otro básico que no falta entre nuestros recursos. Ojo a dónde acaban.
  4. Búsqueda del tesoro: en casa hemos jugado a esconder su muñeco preferido en una caja de zapatos a la que hemos llamado “el tesoro”. Un ratito nos ha aguantado la intriga.
  5. Hacer un bizcocho juntos, por eso que hablábamos antes de tener llena la despensa. Aquí eso de batir huevos y pringarse nos encanta.
  6. Gymkana en casa. Pon una escoba en el asiento con dos sillas y crea un túnel, un par de cojines en el suelo en los que saltar, inventa un río para saltarlo… Juega con su imaginación y ¡cánsalos!
  7. Cartas. Nosotros tenemos de Peppa Pig (se encuentran muy fácilmente) y le entretienen mucho.
  8. ¡Sorpresa! Es hora de abrir el armario y sacar ese juguete de Reyes que tenías escondido por exceso… No lo dudes.
  9. Los básicos: Netflix, pelis Disney, algún juego educativo de tableta… pero vamos, ante la desesperación, ¡bienvenidos sean!

Seguiremos informando desde este hogar, dulce hogar.

@Saralacalle

A la playa, ¿qué llevamos con un bebé?

-Hola, Sentido Común, soy Sara, primeriza y playera.

Así me enfrenté a nuestro primer día de playa con un bebé de 7 meses. Es cierto que si te pones a leer y a buscar información, puedes salir de casa como si te fueses 15 días de viaje pero no, o al menos, no en nuestro caso. Es cierto que nosotros somos muy de relativizar las cosas y, en ciertas ocasiones, pecamos de “despreocupaos” pero por el momento no nos ha ido mal.

Sigue leyendo “A la playa, ¿qué llevamos con un bebé?”

Cosas que me han ayudado después de ser madre

Como siempre digo, llevo poco tiempo inmersa en esto de la maternidad, pero a punto de cumplir seis meses como madre, os dejo una lista de cosas que a mi personalmente me han ayudado mucho.

Para no hacerlo demasiado largo, he separado la lista en cosas realmente útiles y otra de frivolidades, muy necesarias también.

Cosas importantes:

1. Mi madre y mi suegra (también puede ser una hermana, amiga, una niñera, la chica que os ayuda en casa…mejor una mujer, simplemente porque se sienten más identificadas con nosotras). Ya sabéis que el bebé está con la abuela pero no solo nos han ayudado ahora, en los primeros días de postparto también fueron imprescindibles (ahora echamos de menos sus tuppers).

Ojo, no pongo a mi marido porque no considero que ayude, considero que        compartimos tareas e ilusión por el proyecto en común que supone un hijo.

  2. Agenda: créeme si te digo que ahora te va a faltar tiempo. Yo pensaba que era una chorrada pero al reincorporarme al trabajo después de la baja, me compré una agenda y pinté un horario semanal en el que Marido y yo nos organizábamos con cosas que para los dos son importantes; reuniones inamovibles del trabajo, citas médicas, nuestra tarde libre*, etc… La tranquilidad mental que  tengo a primeros de mes cuando lo hago es insuperable.

3. Quitarme el reloj: teniendo en cuenta el punto anterior, es una contradicción, lo sé. Cuando digo “quitarme el reloj” es literal, el único horario que cumplo ahora es el del trabajo, que no puedo llegar tarde, al resto de sitios me da igual. Obviamente, si es una cita médica, lo intento, pero ahora mismo entre mis prioridades no está la de llegar en hora. Más que nada porque es imposible. Cuando no se toma el bibe súper lento hay una caca a destiempo, cuando no pilla un berrinche en el mismo ascensor… Ahora el pronto o tarde es relativo. Me ha costado pero ahora ya me he acostumbrado.

4. Experiencias de amigas. “¿Cuándo se empieza con la fruta? ¿Es normal que se de la vuelta con 4 meses? ¿Cuándo era la segunda dosis de la Betxero?”. Obviamente Google lo sabe todo pero prefiero mandar un Whatsapp a amigas que están como yo que, además, siempre te cuentan su experiencia. Ayuda y mucho.

5. Wallapop. La mayoría de los productos de los bebés son muy caros y aquí encontrarás verdaderas gangas que te permiten comprar cosas muy útiles, baratitas y en perfecto estado.

6. Relativizar. Esta es una cosa de la que todo el mundo te habla cuando dices que estás embarazada y yo no me creía mucho, pues sí, es totalmente cierto. Las prioridades cambian desde el minuto 1 en el que tienes al bebé encima y créeme si te digo que llevar la blusa con una arruga va a ser el menor de tus problemas, si logras que te abroche y que no tenga una mancha, has triunfado, amiga. Y así, con un millón de cosas a diario.

Cosas molonas:

1 .Champú en seco. EL DESCUBRIMIENTO. Vas a tener tiempo para ducharte, sí, pero ya no con la calma de antes y el champú en seco te deja requetemona en cuestión de 5 minutos y te olvidas de secador. Muy recomendable.

2. Espejo del parasol del coche. No sé vosotras pero a mi no me da tiempo a pintarme en casa y este espejo se ha convertido en mi aliado, los semáforos ya no son lo que eran. 🙂

3. Bandeja de desayuno (esta le va a encantar a mi amiga María). Tengo pánico a que algo se tuerza por las mañanas y que no me de tiempo a desayunar, asi que antes de acostarme dejo todo semilisto (bandeja con tazas, platos, vasos de zumo, cubiertos…) para minimizar riesgos.

4. Bono de masajes. Mi preferido. Compradlo antes de que nazca el bebé, luego nos cuesta más gastarnos dinero en nosotras mismas pero si ya lo tienes te da mucha menos pereza. Además, con la excusa de que tienes gastarlo te das unos homenajes muy guays.

Ánimo chicas, se puede.

* Los martes es la tarde libre de marido y los jueves la mía. Hay que guardarse esos ratos en la agenda.

@Saralacalle

Ropa premamá

¿Estás gordi y no sabes cómo empezar a gestionar tu armario de embarazada? Aquí he preparado una selección de looks que quizás puedan ayudarte. Para vestirme durante la espera del bebé yo opté por ir mona, claro, pero con ropa cómoda y barata. La verdad es que ropa premamá como tal compré poca, ha habido muchas cosas “normales” que me han servido pero depende de tu estilo anterior al embarazo.

Sigue leyendo “Ropa premamá”

Mis 5 imprescindibles del bebé

Como ya habrás ido leyendo en mis post anteriores, la maternidad te puede volver loca y tienes que intentar ponerle cabeza al asunto o acabarás arruinado y con la casa llena de chismes.

¿Qué considero imprescindible ante la llegada del bebé?

  1. Carro. Obviamente, lo necesitas desde el primer momento. Aquí, como en todo, tienes de todo tipo de marcas, tamaños y precios. En mi caso elegí (la segunda vez) el Bugaboo Cameleon. Es caro sí, pero compensa.
  2. Cuna de colecho. Antes de ser madre no sabía si iba a merecer la pena este tipo de cunas, ahora puedo decir que sí. Resulta muy cómodo tener al bebé “a mano” en todo momento. Además, ahora hemos empezado a utilizarla como parque de juegos y también le estamos sacando mucho partido así. Nosotros tenemos este modelo y me encanta (aunque las ruedas de las patas no me terminan de convencer).
  3. Bañera – Cambiador: al principio yo tenía dudas de si me sería útil o no, y la respuesta ahora pasados tres meses, es rotundamente sí. Sobretodo al principio, que no puedes agacharte bien. Además, a mi me resultan muy útiles los compartimentos que suelen traer a los lados y tengo ahí pañales, toallitas, cremas… El nuestro es uno muy parecido a este.
  4. Hamaca- Tumbona. El inventazo. Cuando son pequeñitos se duermen fenomenal ahí y cuando empiezan a crecer se entretienen mucho, al menos nuestro bebé. A nosotros nos regalaron una de la marca Baby Björn, que son bastante caras pero la verdad es que es súper cómoda y nos la llevamos muchas veces fuera para ir a casa de amigos y familiares. Si la hubiésemos tenido que comprar nosotros hubiésemos cogido alguna de la marca Chicco que también me parecen súper cómodas.
  5. Vigila bebés. Puede parecer una tontería cuando vives en una casa pequeña como la nuestra pero cuando sales fuera, es súper útil  poner la cámara y estar tranquilo mientras el bebé duerme plácidamente. Otro acierto con el que no contaba. Aquí no tengo una recomendación clara, creo que cualquiera que se vea bien es buena.

Como todo, depende de los gustos de cada uno, pero hay que poner cabeza a esta “bendita locura”.

@Saralacalle

Masaje perineal

¿Masaje perineal sí o no? Sí y definitivamente requetesí.

El masaje perineal tiene como objetivo principal prevenir incisiones como la episiotomía o desgarros en el momento del parto.

Este masaje trata de añadir elasticidad al periné, que es el conjunto de músculos de la base de la pelvis que sostienen el útero y los esfínteres tanto vesical como uretral.

Este masaje es necesario para que toda la zona tenga la capacidad de adaptarse al paso del bebé hacia el exterior con el menor riesgo posible de sufrir un desgarro o minimizar la necesidad de practicar una episiotomía.

El masaje debe realizarse con regularidad a partir de la semana 36. Es imprescindible que previamente se realice la valoración del periné de la mujer por parte de un ginecólogo y se aconseja la utilización de aceites que faciliten la técnica. Puedes hacértelo tú misma, bien es cierto que, a medida que pasan las semanas y por la incomodidad del tamaño de la tripa, esta tarea se complica y es más práctico que sea tu pareja o un especialista quien te ayude a llevarlo a cabo.

¿Qué necesitas? Paciencia, un aceite de masajes y un tutorial.

perineal.jpg
Mi kit de masaje perineal.

Ya sabéis chicas, más vale prevenir que curar.

NOTA: Aquí os dejo una guía muy sencilla.

@Saralacalle

Mis imprescindibles del postparto

Tras el parto el cuerpo y la mente de la madre sufren muchos cambios, la mayoría de ellos tabú para la sociedad. A este “huracán” se le llama POSTPARTO, el gran desconocido.

Antes de hablaros de lo que a mi me supuso (y aún hoy, 3 meses después del parto, me supone este periodo), os voy a contar mis imprescindibles por si podéis ir preparando ya vuestro “kit de supervivencia”:

Posparto

Sigue leyendo “Mis imprescindibles del postparto”